LA INCOMPRENDIDA EÑE

ñ4

Pues sí, incomprendida como pocas, la letra más famosa de nuestro alfabeto está hasta el mismo moño de que se la ignore en teclados extranjeros, por no hablar de las dificultades para “colocarla” en algunos móviles, lo que lleva al extremo de pasar olímpicamente de ella, lo cual es, cuando menos, lamentable.

Por supuesto, no es lo mismo tener “un buen año” que tener “un buen ano”, no entraremos en detalles de los porqués, ni es lo mismo ser español que ser un espanol, que suena, además, ridículo. Hay mucha gente ñoña en el mundo que se convertiría en gente nona si la eñe no existiera, y no me gustaría ir al Artigas a tomar unas cañas y que me miraran como si fuera lela perdida, tirando a borrega humana, por decir “ponme una cana, y que esté fresca”.

A la pobre eñe tanta incultura la destroza, o, lo que es lo mismo, hace añicos, que no anicos, por cierto, y anda desconsolada por los teclados españoles y teclados españolizados, pensando qué tendrán todos esos acentos franceses para tener buenas teclas, cuando ella debe luchar día a día, como demuestran algunos sujetos que ignoro dónde estudiaron que defienden que la eñe debe ser eliminada. Claro, que, puestos a eliminar, mucha gente quiere eliminar la h (¡con lo mona que queda! :-P).

Volviendo a nuestra incomprendida letra, la cual, por cierto, está bastante ofendida por haber sido llamada “ene con rayita encima”, resulta interesante añadir, que no “anadir”, que eso suena a ánade, o sea, a pato, que la famosa rayita de la eñe tiene varios nombres. Al parecer, es correcto llamarla tilde, vírgula, virgulilla, trazo, rasgo y supongo que palo, palote, palito, etcétera. En todo caso, si habéis leído bien, existe algo en español (que no en espanol) llamado vírgula. Según dicen los diversos diccionarios que pululan por ahí, es lo mismo que rayita. Vaya: una palabra tan peculiar y tan poco misterio; me quedo con palito, que suena mucho mejor.

Por cierto, ¿sueñas mucho? Porque una campana puede que suene mucho, pero, desde luego, dudo que sueñe. Los sueños, como decía Calderón de la Barca con la boca de Segismundo, sueños son ¡¡Y NO SUENOS!!

Acerca de piligonzabar

Escritora que divaga habitualmente sobre misteriosos sucesos acontecidos en la vida real. Mi equipo de redacción y edición queremos advertirles que somos poco serios. Ver todas las entradas de piligonzabar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s