LA SUFRIDA ALMOHADA

LA SUFRIDA ALMOHADA

Esa acogedora compañera mullida y esponjosa que te acoge cuando te metes en la cama… Perdón, me acabo de dar cuenta de que parece que me refiera a la novia y no es el caso. Lamentando la confusión, me refiero a la humilde almohada. Sí, ese objeto que nos ponemos debajo de la cabeza al ir a dormir al tiempo que decimos aaaaah… En realidad, supongo que habrá quien diga oooh, o quizá hummm, pero esto es irrelevante para el tema que nos ocupa.

No se me ha ido la olla de nuevo, siento deciros, al empezar a hablar de almohadas. Es un tema muy importante. De hecho, alguien tenía que interesarse por ellas, sobre todo cuando el resto de la población mundial únicamente se dedica a hablar de política y economía, olvidando estas interesantes cuestiones.

El tema de la almohada es transcendental, por si no ha quedado claro, y no precisamente por su valiosa utilidad a la hora de ayudar a estar confortable en la cama (confortable para dormir, se me vienen a la cabeza otras aplicaciones pero no es el momento adecuado para hablar de ellas).

Aun siendo muy importante la firmeza y suavidad del objeto en cuestión (definitivamente, voy a tener que darme una ducha fría), no se trata de esta utilidad de la quería hablar, sino de otra infinitamente sustancial: la de consejero.

Sí, he dicho de consejero y tengo bastante claro que las almohadas no hablan (los peluches sí, pero de esto ya hemos hablado en otras ocasiones, como recordareis)

Y, sin embargo, lo hacen.

La frase de arriba me recuerda a Galileo cuando supuestamente dijo: “Y, sin embargo, se mueve”. Por si alguien lo ignora, Galileo nació en Pisa, lo cual supongo lo convierte en pisano, que suena raro, pero lo que definitivamente resulta raro para mí, es que su actitud ante la Inquisición no lo convirtiera instantáneamente en español, por lo de la terquedad, quiero decir, pero en fin, ser pisano supongo que tampoco está  mal.

Como iba diciendo, las almohadas hablan. Es irrefutable, o, como decimos los del pueblo llano, impepinable, el hecho de que las almohadas no disponen de boca ni de aparato fonador. No obstante, todo el mundo les consulta sus problemas. ¿No? ¿Sí? Efectivamente, todo el mundo, lo sepa o no, le guste o no, consulta sus problemas con su almohada (los que no usan almohada utilizan el colchón, o un cojín, para las consultas nocturnas). Dado que las consultas a la almohada, conscientes o inconscientes, son mundialmente conocidas y aceptadas, cabe preguntarse lo siguiente: ¿Esperamos respuesta? Pues bien, clara y concisamente: sí. Siempre que se pregunta se busca y espera una respuesta, aunque en algunos casos lo que ansiamos es contestarnos a nosotros mismos. Como aguardamos contestación, está claro que la almohada es capaz de ofrecer algún tipo de respuesta, ya sea en  forma de sueño, o quizá como repentina inspiración al despertar.

Que nadie crea que, cuando se despierta con una maravillosa idea, esa idea ha salido de la nada: obviamente, esa idea o solución ha sido susurrada por nuestra querida almohada. Puede que no tenga aparato fonador, pero la almohada es capaz de expresarse, aconsejar e inspirar.

Seguro que la gente mirará ahora sus almohadas con más cariño. Hay gente que se abraza a ellas, y otras las acarician cuando van a dormir (sigo hablando de la almohada, pero empiezo a pensar en serio lo de esa ducha fría); todas estas actitudes son muy loables, nunca insistiré bastante en la importancia de agradecer a nuestra sufrida almohada su dedicación.

Así pues, dediquemos un minuto de amoroso agradecimiento a nuestra almohada.

Acerca de piligonzabar

Escritora que divaga habitualmente sobre misteriosos sucesos acontecidos en la vida real. Mi equipo de redacción y edición queremos advertirles que somos poco serios. Ver todas las entradas de piligonzabar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s