BUSCANDO HIPOPÓTAMO

BUSCANDO HIPOPÓTAMO

Hipopótamo 1.JPG

BUSCANDO HIPOPÓTAMO

Perder un hipopótamo, es, aparte de difícil, raro. ¿Cómo se puede perder un animal tan voluminoso? se preguntará uno. Pues bien, es bastante posible, aunque nadie se figura que hablo de hipopótamos reales, ya que, a estas alturas, todo el mundo sabe que los bichos de mis historias son algo… inusuales.

Que no pánique el cundido, es decir, que  no cunda el pánico, ya que el hipopótamo, en primer lugar, solo está temporalmente fuera de la vista, que no perdido, y el animal en cuestión no pesa una tonelada precisamente.

La historia comenzó cuando Elena decidió hacerle un hipopótamo de ganchillo a su sobrina. Antiguamente se hacían muñecas de trapo, y, más adelante, se regalaban osos de peluche. Ahora lo que se lleva es ganchillear el animal elegido. Eso da más posibilidades creativas, de hecho, se producen tantas y tantas variaciones que todo el mundo queda contento. Que  nos apetece una libélula rosa y amarilla, pues la encargamos a nuestra tía (el que no tenga tía Elena que se busque una, yo no tengo y no protesto). Si no queremos animales porque sueltan pelos (plumas, escamas, etc.), podemos preferir un cactus ganchillero, en mi salón hay uno y es muy decorativo (recordad que no hay que regarlo). En caso de tener buen apetito, quizá queramos una langosta de ganchillo, quedan  muy chulas pero no se pueden comer.

Las posibilidades, como digo, son increíbles. Una vez el animalito está hecho, si nos aburrimos le podemos poner sombrero, ropa o cualquier otro complemento. Si no tenéis tía Elena y no sois mañosos para hacéroslo vosotros mismos, se lo encargáis a ella.

Bueno, ya hemos hablado bastante del interesante mundillo de los animalitos de peluche. Hay ranas, loros, gatos, serpientes, ballenas, hormigas… y como no, ovejas.

La historia prosigue con la sobrina jugando con el hipopótamo de ganchillo. Hasta aquí, todo bien. Sin embargo, el animal fue hecho en 2013 y estamos en 2015 (por poco tiempo, pero estamos). ¿Qué sucedió en el intervalo?

Sí, he dicho que la sobrina jugaba. Hasta que el hipopótamo, llamado Popo, desapareció. Seguramente estaría en algún armario, diréis, o bajo algunos juguetes. Pues no. Popo fue buscado intensamente. La hipótesis de que se había ido, como el enanito de Amelie, a ver mundo, fue cobrando fuerza. Entre tanto juguete, no es raro que un hipopótamo de ganchillo se agobie y decida darse un voltio.

A estas alturas estaréis deseando saber lo que sucedió. Pues lo que sucedió es que, en 2015, la tía Elena decidió hacer otro hipopótamo para que su sobrina no añorara al antiguo. El nuevo Popo (ver foto más abajo), es casi idéntico al anterior e igual de simpático.

Popo 2 fue regalado con éxito y la sobrina quedó  muy contenta.

Pero para algo tengo tantos peluches. Alguno de ellos, no diré cuales porque es un secreto, se dedican a la seguridad. Los peluches, animales de trapo y similares, son seres delicados para este mundo lleno de artefactos metálicos y hay que tener cuidado.

Uno de mis agentes interceptó una carta enviada  por Popo 2 al poco rato de llegar el susodicho hipopótamo a casa de la sobrina. Ya sé que sería más lógico enviar un guasap, pero Popo 2 lleva poco tiempo en el mundo y todavía no está al día con las tecnologías.

Ante la preocupación de que el hipopótamo tuviera algún problema, se estudió el asunto. No puedo entrar en detalles por evidentes razones de privacidad, pero Popo 2 escribió… a Popo 1.

Popo 1 no tenía ningún problema. La carta era una simple carta amistosa entre dos amigos. Popo 1 no estaba aplastado bajo una montaña de Doras ni de Peppas Pigs. No había salido a la calle y se había extraviado. No había sido secuestrado. No estaba encerrado por error en algún armario. Dónde estaba, repito que no puedo decirlo porque los dos hipopótamos han decidido guardar el secreto. Pero está a salvo. Está en buen estado de salud y esas cosas.

Lo que no sé cómo un hipopótamo de ganchillo con patas redondeadas sin dedos puede escribir cartas, pero en fin, ese es otro misterio.

FOTO DE POPO 2. 
LA FOTO HA SIDO RECORTADA PORQUE  LA TÍA ELENA Y QUERÍA PERMANECER EN EL ANONIMATO.
Popo 1

 

Acerca de piligonzabar

Escritora que divaga habitualmente sobre misteriosos sucesos acontecidos en la vida real. Mi equipo de redacción y edición queremos advertirles que somos poco serios. Ver todas las entradas de piligonzabar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s