LA ORQUÍDEA QUE PERDIÓ UNA HOJA

Orquídea blog

No vuelvo a pegarme horas buscando una hoja a una orquídea así me paguen en ducados de oro. Que la busque Rita la cantaora, la cual, por cierto, parece ser que sí existió, por si alguien se lo pregunta (cantaora de flamenco 1859, para que nadie tenga que ir al Google).

Volviendo al tema de la orquídea, nunca me había puesto a contarle las hojas a ninguna, pues se da el caso que me importa un bledo el número de hojas de mis plantas, pero en fin, a veces suceden cosas por misteriosos motivos y te ves forzada a hacer cosas que nunca habías hecho para quedarte tranquila, básicamente.

El caso es que encargué una orquídea de ganchillo (ver  foto) y me la llevé muy contenta a casa. Se acercaba el cumpleaños de mi hermana y me pareció un bonito regalo. Así que llegué a casa y le hice unas fotos para que los demás  mortales, pudieran apreciar su belleza en el Facebook y demás.

Cuál sería mi sorpresa al recibir un guasap de la artista creadora de la susodicha orquídea, Sofía, alias Sofi, en el que, en tono seco, me informaba del hecho de que a su florida creación le faltaba una hoja.

YO: Una hoja? Q es eso de q le falta una hoja?emoticono muy extrañado

 SOFI: Tiene 5 hojas. Le falta unaEmoticono ojos para arriba

YO: Q dices? Tiene 4 hojas, no 5emoticono resoplando

La conversación guasapera prosiguió un par de párrafos; por resumir, diré que yo me extrañaba de la insólita pérdida y Sofi insistía en que encontrara la hoja.

Fui en busca de la planta y vi que tenía cuatro hojas. Las conté una y otra vez, hice fotos desde todos los ángulos y hasta grabé un vídeo, y aún así la artista creadora insistía en que a ver qué había hecho con la hoja faltante.

Por la noche me fui a la cama sin haber resuelto el problema. Ya me cuesta dormirme de normal, pero meterme en la cama con la preocupación de que a la orquídea le faltaba una hoja… Vamos, un estrés.

Tras un rato de dar vueltas en la cama se me iluminaron las neuronas y me percaté de lo que sucedía, así que fui de nuevo a la orquídea, le di la vuelta, recuperé el PÉTALO que había quedado plegado hacia atrás y así obtuve las fotos actuales, con sus 5 pétalos, que no hojas, las cuales envié a Sofi, que al fin quedó contenta.

Por si alguien no se ha enterado: la orquídea tenía cuatro hojas y cinco pétalos.

No se debe buscar hojas cuando debes buscar pétalos.

Pero bueno, dos párrafos de guasap a las tantas de la noche explicando el lío de pétalos y hojas dan parar muchas risas.

De hecho, aún me estoy riendo.

NOTA: Pongo la foto de la orquídea “completa” porque si pongo la de las “cuatro hojas” se desvela el misterio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de piligonzabar

Escritora que divaga habitualmente sobre misteriosos sucesos acontecidos en la vida real. Mi equipo de redacción y edición queremos advertirles que somos poco serios. Ver todas las entradas de piligonzabar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s