DALE COLOR A LA VIDA

Mosaico Hundertwasserhaus

En estos días nublados otoñales da gusto abrir la carpeta de las imágenes urbanas buscando inspiración para el blog y que te aparezcan estos hermosos edificios de Viena. La foto es antigua y la cámara, obviamente, no era como las de ahora, pero todo eso  no importa cuando lo que se busca sin saberlo y se encuentra intuitivamente son colores que alegran el alma.

El edificio es bastante famoso,  en realidad se trata de  un bloque residencial llamado Hundertwasserhaus  y su artista diseñador ostentaba el impronunciable nombre para los españoles de  Friedensreich Hundertwasser. Este señor era austriaco, lo digo para por si alguien le pica la curiosidad.

Me gustó visitar esta calle y admirar estas casas. Me fascina Gaudí y su magia, y al verlas me recordaron el estilo: esos colores tan vibrantes y esas líneas curvas, dando vitalidad y juventud a las formas, como si la casa estaba viva. De modo que hice unas fotos haciendo equilibrios en el poco espacio disponible, visité la tienda, oteé unos libros en inglés sobre el susodicho artista y sus obras, enterándome de que las casas por dentro tenían el suelo ondulado y de que también había árboles dentro de las habitaciones, asomando al exterior. Creo recordar que compré una postales que a saber a dónde habrán ido a  parar.

Ahora miro las fotos y me sigo admirando: no solo los colores alegran el espíritu, obviamente esas casas respiran y sienten. Hasta las plantas que las colonizan lo hacen en amorosa armonía.

Encontrar en las grises ciudades actuales colores es difícil, creo que por eso lo valoro tanto. Afortunadamente, ahora parece que la tendencia a los grises y a otras paletas pálidas y aburridas disminuye un poco a la par que aumenta el deseo ecologista de dotar a las azoteas de plantas y elementos arbóreos .

Menos mal que quedan plazas con árboles y pequeñas casitas de colores. Todos los días paso por la calle Duquesa Villahermosa, y, por si alguien no lo sabe, allí hay una hilera de casitas de colores pertenecientes a la Ciudad Jardín. Son humildes y no salen en los panfletos turísticos de la ciudad, pero animan la vista, alegran el alma, y, por si no ha quedado claro, están vivas.

Hundertwasserhaus 222

 

Pilar Gonzábar

 

 

Acerca de piligonzabar

Escritora que divaga habitualmente sobre misteriosos sucesos acontecidos en la vida real. Mi equipo de redacción y edición queremos advertirles que somos poco serios. Ver todas las entradas de piligonzabar

One response to “DALE COLOR A LA VIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s